Por Qué Lobezno No Vuela

Junio 7, 2017

¿Crees que lo que haces es lo mejor que sabes hacer? ¿Es, siquiera, algo que quieras hacer? No sabemos si esto en algún momento cambiará, esperamos que sí aunque no parezca que vaya a ser pronto, y, de hacerlo, será (o debería ser) motivo de estudio.

A lo que nos referimos aquí no es otra cosa que a la despiadada manía que tenemos de arrebatar a nuestros chavales desde pequeños (y nosotros también lo fuimos) y, erre que erre, ya no tan pequeños la idea de que venimos con un, más bien unos, talentos debajo de el brazo. Sí, eso que hacemos tan brillantemente sin el menor atisbo de sudor en la frente. Y, claro, ahora adivina, ¿qué crees que hará la siguiente remesa de individuos con dones expropiados con los que vienen por debajo? Eso es, exactamente lo mismo, y continuamos para bingo en un Matrix absolutamente ridículo de pérdida de sentido.

¿Dónde deja todo esto a Ayer? Pues ni idea, la verdad. ¿Nuestro talento es la música? Pues vaya usted a saber pero sí es cierto que nadie nos puso los instrumentos en las manos, ni nadie nos animó, precisamente, a dar la espalda a la universidad, o similares, e ir a por lo que realmente nos hacía vibrar, ¡Matrix es mucho Matrix! Así que aquí seguimos en un acto de rebeldía personal que lleva en pantalla… Ni me acuerdo de las temporadas ya, pero que tiene contrato cerrado por unas cuantas más.

Recordando a todos esos pequeños nunca acróbatas que fueron castigados por saltar en casa, a todos esos pequeños jamás presentadores regañados por mucho hablar en la mesa y en clase y a todos aquellos que fueron exhortados a ser ‘realistas’, bendecimos a esos poquitos Neos que viven bajo sus propios designios o a los que estén recorriendo sus caminos de baldosas amarillas en busca de ellos, para que nos sirvan de ejemplo a todos, para que den sentido al slogan de Nike.

Lobezno no vuela porque nadie tiene unas cuchillas como las suyas. Para volar ya está Supermán, o al menos eso debería hacer.

Sobre